La vida adulta está llena de decisiones, unas importantes otras triviales, pero muchas de ellas se enfocan en resolver determinadas situaciones financieras. Las razones por las que necesitamos dinero son claras, pero muchas veces nuestro trabajo no es suficiente para cubrir algunas necesidades o situaciones, por lo que nos vemos en la posición de tener que solicitar un crédito o préstamo al banco.

Ahora bien, ¿qué tipo de financiamiento es mejor en cada situación? “Dime tu problema y te diré qué crédito necesitas”. A continuación, te mostraremos diversos tipos de créditos y préstamos y qué situaciones te pueden ayudar a resolver. Pero antes, es importante conocer la respuesta a una pregunta:

¿Cuál es la diferencia entre préstamo y crédito?

Antes de entrar en materia es necesario comprender que no es lo mismo un préstamo que un crédito. Veamos:

Préstamo
Un préstamo es aquel producto financiero que facilita al cliente todo el dinero solicitado en un solo desembolso. Es decir, si el préstamo es de 10.000 € esta cantidad será abonada completa a la cuenta del cliente una vez aprobado el préstamo. Esto implica que el tipo de interés se aplicará sobre el monto total del préstamo. Además, el préstamo suele separarse en cuotas iguales y periódicas, generalmente mensuales.
Crédito
Por su parte, el crédito se refiere a una cantidad de dinero que el banco pone a disposición del cliente, como un cupo. El cliente podrá usar la cantidad que requiera en la medida que lo necesite, es decir, puede disponer de una parte o de todo el límite de crédito. En este caso, los intereses solo se aplicarán a la cantidad utilizada, no al monto total disponible, por lo que suelen ser más altos. En un crédito el cliente puede ir abonando cantidades distintas cada mes para ir renovando su cupo, es decir, en la medida que paga el cupo utilizado puede disponer nuevamente de él. Incluso, se puede llegar a abonar sin pagar intereses si se realizan los pagos antes de la fecha de pago mensual. Uno de los ejemplos más comunes de este producto son las tarjetas e crédito. Una vez que tenemos estos dos conceptos definidos, veamos qué tipos de financiación puedes solicitar en los bancos o empresas financieras privadas y en qué situaciones son útiles.

Préstamos y créditos hipotecarios

Si necesitas comprar una vivienda para primer o segundo uso, un local comercial o un terreno para construir, los préstamos hipotecarios son la principal opción. Y especificamos ambos tipos de financiamiento porque, si bien ambos tienen como objetivo conceder dinero al cliente para que adquiera o construya una casa o inmueble, no se refieren al mismo producto:

Préstamo hipotecario
El préstamo hipotecario es aquel en el que el banco concede al cliente todo el dinero que se acuerda en el momento de la aprobación del mismo. Es el caso más común, ya que la deuda se grava completa con los intereses y se divide en mensualidades iguales durante todo el plazo del préstamo (cuando se usa el sistema de amortización francés). Este préstamo siempre equivale a un porcentaje del valor de tasación de la vivienda, que por lo general es del 80%, el 20% restante debe ser pagado por el cliente con recursos propios. Se suele usar este tipo de financiamiento cuando el objetivo es comprar una casa o local construido.
Crédito hipotecario
Por su parte, el crédito hipotecario es aquel en el que el banco pone a disposición del cliente un límite máximo de financiamiento. Ante esto, el cliente puede usarlo como desee, disponiendo de la totalidad del cupo, de una parte o simplemente no usarlo por un tiempo. En este caso se aplican los intereses sobre las cantidades utilizadas y se puede ir amortizando en cantidades flexibles cada mes, renovando así el cupo del crédito. Cabe destacar que los tipos de interés aplicado en los créditos hipotecarios son más altos, y algunos bancos incluso aplican una pequeña comisión sobre el saldo no utilizado. Se trata de un producto más complejo, pero que suele usarse cuando el objetivo no es comprar una casa sino construirla.

Préstamo de coche

Sencillo, ¿necesitas un vehículo de uso particular o comercial? Un préstamo vehicular es lo que necesitas. Estos préstamos suelen tener muchos matices en función del tipo de vehículo que se quiera comprar, ya que puede ir desde una moto hasta camiones de carga y otros medios de transporte. En este caso, el vehículo adquirido sirve como prenda de la deuda, por lo que en este sentido funciona de forma similar a una hipoteca. Dependiendo del tipo de coche que se quiera adquirir, los intereses pueden llegar a ser bastante altos, dado que estamos hablando de un bien que suele perder valor en el tiempo.

Préstamo personal

Son los préstamos más comunes, ya que son aquellos en los que el cliente no tiene que justificar el uso que le dará al dinero. Son préstamos disponibles tanto en bancos como en compañías financieras, algunos incluso se solicitan y aprueban de forma online. Los préstamos personales son ideales cuando necesitamos liquidez ante una situación de emergencia, si queremos iniciar un proyecto o negocio, para realizar viajes, pagar eventos, cubrir otras deudas, comprar un vehículo usado… En fin, el uso se lo da el cliente, sin justificar al banco.

Préstamos con aval

En ocasiones nos encontramos ante una situación financiera que no es la más adecuada para ser sujetos de crédito en el banco. Por ejemplo, podemos estar desempleados o recibir ingresos irregulares, estar en un fichero de ASNEF, no tener aún un historial crediticio, tener otras deudas que mermen nuestra capacidad de endeudamiento o simplemente necesitar una cantidad de dinero más alta de la que podemos acceder con nuestro perfil actual. En estas y otras situaciones similares puedes recurrir a un préstamo con aval para solucionar tu problema de financiamiento. Los préstamos con aval son una alternativa ofrecida por los bancos y empresas de capital privado para aquellas personas que necesitan dinero pero que tienen un perfil que es considerado de alto riesgo para la compañía.

Existen diferentes tipos de avales, pueden ser propiedades inmuebles que sean posesión del solicitante (es decir, que no estén hipotecadas), vehículos comerciales o particulares, joyas, depósitos bancarios u otras inversiones de renta fija o cualquier otro bien patrimonial que el banco considere como una garantía real. También se puede contar con un avalista, una persona que se compromete por escrito a cumplir con la deuda en caso de que el deudor sea incapaz de hacerlo, es decir, que esté en bancarrota, fallezca o simplemente incumpla la deuda por otros motivos.

Por último, se puede solicitar un aval bancario, que es cuando un banco se compromete a asumir la responsabilidad de la deuda de un tercero (generalmente un cliente) en caso de que esta persona no pueda asumir el pago. Este tipo de aval conlleva comisiones y tarifas que cobra el banco por asumir dicha responsabilidad, que dependerán de la magnitud del préstamo que estén avalando.

Préstamos rápidos

Los préstamos online sin papeleos son una alternativa para las personas que necesitan liquidez inmediata pero no cumplen con ciertos requerimientos del banco. Estos préstamos suelen tener tasas de interés más altas, ya que representan un riesgo mayor para el acreedor. Algunos incluso aceptan personas que se encuentran en ASNEF o que tienen ingresos variables. De manera que este tipo de financiamiento es el más utilizado por aquellos que no completan del todo un perfil bancario. Y así como un préstamo personal, el dinero cedido en calidad de préstamo es de uso libre por parte del cliente. Muchas empresas recompensan a los clientes que han demostrado un buen comportamiento de pago permitiéndoles solicitar cantidades más altas en solicitudes próximas.

Tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito son instrumentos de pago financiado ampliamente utilizados por los clientes bancarios. Se trata de líneas de crédito que el banco pone a disposición del cliente y que se pueden usar a través de una tarjeta plástica. En este caso, los intereses se aplican solo al monto utilizado, y si se pagan los consumos antes de la fecha de facturación de la tarjeta, se pueden eludir dichos intereses, ya que los gastos no se gravan sino hasta después de esa fecha.

Las tarjetas de crédito son ideales en muchas situaciones:

  • Para comenzar a crear un historial crediticio. Muchos bancos ofrecen tarjetas de crédito básicas a jóvenes para que comiencen a forjar su historial de crédito.
  • Para disfrutar de descuentos y promociones. Es muy común que las tarjetas de crédito ofrezcan estos privilegios, por lo que puedes usarlas en lugar de tu tarjeta de débito para obtener el descuento y pagarla antes de la fecha de facturación para evitar los intereses.
  • Para viajar dentro y fuera de España. Muchas tarjetas ofrecen beneficios como cero comisiones por tipo de cambio, por retiros o compras en el exterior, etcétera.
  • Para solventar gastos que surgen antes de recibir ingresos.
  • Para invertir en algún equipo o maquinaria que nos ayude a iniciar un proyecto.

Usadas de forma correcta, las tarjetas de crédito son una excelente forma de financiar nuestras compras sin que estas lleguen a ser una guillotina para nuestras finanzas.

Créditos online

De forma similar a las tarjetas de crédito, tenemos los créditos online, que son líneas de crédito ofrecidas por compañías financieras privadas o por bancos online. Como ya hemos explicado, estos productos ponen a disposición del cliente una cantidad de dinero para que este la utilice a su discreción. Solo se le cargarán intereses sobre el monto utilizado y podrá disponer nuevamente de su cupo en la medida que lo vaya pagando.

Y tú, ¿qué tipo de financiación necesitas?


10 situaciones en las que es útil pedir un préstamo online

Los préstamos online son una forma de financiamiento bastante utilizada actualmente, ya que brindan la facilidad de obtener dinero sin papeleos, sin filas y, a veces, incluso estando en ASNEF. Pero...

Seguros de los préstamos: Todo lo que debes saber

Al contratar una hipoteca, préstamo personal o línea de crédito, existen diferentes costos asociados además de la tasa de interés nominal (TIN), y entre ellos se encuentran los seguros de los prést...

¿Ayuno financiero? En qué consiste la nueva técnica

Los gastos innecesarios suelen ocasionarnos un desequilibrio en nuestras finanzas personales al finalizar cada mes. Llevándonos a recurrir al uso de las tarjetas de crédito o préstamos personales p...

Préstamos online vs Préstamos bancarios

Los préstamos personales son una excelente forma de obtener financiación. Por lo general, exigen requisitos más accesibles que las hipotecas o los préstamos vehiculares. Además, este producto finan...

Préstamos para reformar un piso

Si has comprado un piso pero necesita algunos arreglos para que sea más atractivo y comercial, necesitas un préstamo para reforma de vivienda. Este tipo de financiación se puede obtener a través de...

¡Hola! préstamo

★ ★ ★ ★ ★
100 %
¡Hola! préstamo
Importe de préstamo:
50 – 2000 €
Plazo de devolución:
1 dias – 30 dias
T.A.E.:
3723.4 %

Vivus

★ ★ ★ ★ ★
100 %
El primer préstamo gratuito: 300 € / 30 days
Vivus
Importe de préstamo:
50 – 1400 €
Plazo de devolución:
7 dias – 30 dias
T.A.E.:
2830 %

Moneyman

★ ★ ★ ★
90 %
El primer préstamo gratuito: 300 € / 30 days
Moneyman
Importe de préstamo:
100 – 1500 €
Plazo de devolución:
5 dias – 4 meses
T.A.E.:
3112.64 %