Durante nuestra vida adulta es muy probable que en algún momento debamos pedir dinero prestado, ya sea para comprar una casa, un auto, pagar gastos médicos, los estudios, etcétera. Ahora bien, no siempre podremos pedir cuanto queramos, ya que estamos sujetos a nuestra capacidad de endeudamiento. Ahora bien, ¿qué es y cómo conocer mi capacidad de endeudamiento? ¿Cómo puedo evitar el sobreendeudamiento?

¿Qué es la capacidad de endeudamiento?

Se refiere al cálculo del porcentaje de nuestros ingresos que podemos reservar para pagar deudas. Es decir, es la capacidad máxima de ingresos de la que la persona puede disponer para endeudarse sin que esto afecte el pago de sus gastos fijos y variables y, por ende, comprometa su situación económica. Este porcentaje permite que calculemos nuestras posibilidades y no nos endeudemos por encima de lo que podemos. Y aunque la ley establece un porcentaje máximo del 35% de capacidad de endeudamiento, cada persona debe evaluar su situación financiera personal y familiar. No todos podrán darse la opción de prescindir del 35% de su salario solo para pagar deudas.

Evaluación de la capacidad de endeudamiento

Cuando vamos al banco a solicitar una hipoteca o un préstamo personal, los agentes evalúan diversos aspectos de nuestro perfil personal y económico para determinar si somos sujetos de crédito. Una de las primeras cosas a tomar en cuenta es que no estemos en un fichero de morosos como ASNEF o RAI. Y lo siguiente, si el solicitante cumple los requisitos, es calcular su capacidad de endeudamiento actual, en base a sus ingresos y otras deudas existentes.

Por ejemplo, si ya tienes contratado un crédito online o una tarjeta de crédito, es evidente que ya habrás consumido parte de ese 35% máximo que permite la ley como capacidad de endeudamiento. Si resulta que la cuota que deberás pagar por tu préstamo excede la cantidad de dinero que puedes destinar al pago de deudas, es probable que tu solicitud sea rechazada. Y no solo porque sería un riesgo para el banco, sino porque la ley no lo permite, en aras de proteger la economía personal y familiar de las personas.

¿Cómo conocer mu capacidad de endeudamiento?

Pasamos a las matemáticas simples para observar en la práctica cómo podríamos calcular de manera rápida nuestra capacidad de endeudamiento. Lo primero a tener en cuenta es que este porcentaje no se aplicará sobre nuestros ingresos netos, sino sobre la cantidad restante entre los ingresos y los gastos. Veamos a qué nos referimos con estos gastos:

Gastos fijos o básicos
La despensa, transporte, educación, salud, ropa, calzado, servicios, entretenimiento y demás gastos que forman parte de nuestro día a día no pueden ponerse en riesgo, por lo que se restan de nuestros ingresos mensuales totales.
Endeudamiento
De estos ingresos también debemos restar lo que ya pagamos en concepto de deudas. Por ejemplo, si ya tenemos una hipoteca, entonces hay que restar esa cantidad de los ingresos totales.
Ahorro
Es muy importante no comprometer el dinero que destinamos para nuestros ahorros, ya sea para un ahorro planificado o para un fondo de emergencias.

Veamos un ejemplo

Una vez analizados los tres elementos que debemos restar de los ingresos, veamos un ejemplo hipotético. David es un padre de familia con esposa y un hijo y necesita pedir 5.000 € en un préstamo personal a su banco. Sus ingresos fijos después de impuestos son de 1.850 euros mensuales. Paga una cuota mensual por su hipoteca de 550 €, paga aproximadamente 100 € a su tarjeta de crédito y suma un total de 700 € en gastos fijos y ahorro. ¿Tiene capacidad de endeudamiento David para solicitar el préstamo personal?

Asumiendo que los detalles del préstamo son:

  • Importe: 5.000 €
  • Plazo: 48 meses
  • TAE: 5,20%
  • Comisión de apertura: 0€
  • Cuota mensual: 114,58 €

Ahora, calculemos la capacidad de endeudamiento de David: Endeudamiento = (1850 - 1350) * 0,35 = 175 €

Como vemos, David todavía puede soportar una deuda de 175 € mensuales, y las cuotas de su préstamo serían de aproximadamente 115 euros, de manera que sí podría asumir este riesgo y tomar el préstamo. Y aún le quedará un margen de 325 €, del cual podrá calcular nuevamente el 35% para saber en cuánto queda su capacidad de endeudamiento. El objetivo es que siempre nos sobre dinero para sortear otras eventualidades, y por ello la capacidad de endeudamiento nunca se comerá el 100% de lo que resta entre nuestros ingresos y nuestros gastos y ahorros. Esto se llama endeudarse inteligentemente.

Ahora, ¿qué pasaría si los gastos de David ascendieran a 1.650 € mensuales? Entonces su capacidad de endeudamiento se reduce a solo 70 €, por lo que no podría endeudarse con el préstamo, ya que está por encima de sus posibilidades.

¿Por qué es importante endeudarse inteligentemente?

La salud de nuestras finanzas personales es muy importante, ya que de ella depende el desarrollo de nuestras actividades diarias. Y así como es importante hacerse chequeos médicos de forma periódica, hacer un seguimiento de nuestros ingresos y gastos nos permite saber cómo está nuestra situación económica, en qué necesitamos mejorar y cómo podemos aumentar nuestros ingresos. Para ello es importante llevar un presupuesto mensual que registre todos los flujos de dinero, tanto de entrada como de salida, que tenemos en el mes. Existen muchas herramientas digitales y aplicaciones que nos ayudan a organizar nuestras finanzas, aunque si eres más tradicional, una agenda o libro contable también ayuda. Lo importante es que lo hagas. La ventaja de las apps es que te pueden enviar alertas de cuando estás gastando más de lo normal, de manera que tengas un margen de tiempo para rectificarlo.

En cuanto a las deudas que adquirimos, es importante no solo conocer nuestra capacidad de endeudamiento que, al fin y al cabo, son solo números y cálculos fríos. Es importante saber si en realidad nos podemos dar abasto con una nueva deuda, ya que esto aumentará tus gastos fijos. Y decimos “fijos” porque adquirir una deuda es una responsabilidad que debemos cumplir al pie de la letra, si no queremos que nuestro historial crediticio y, por ende, nuestras oportunidades de obtener financiamiento en un futuro se estropeen.

Es un hecho que las deudas formarán parte de nuestra vida adulta, pero podemos prever muchos gastos si ahorramos desde temprana edad. Así, por ejemplo, cuando nos llegue el momento de contratar una hipoteca, si es necesario, no tendremos que solicitar mucho dinero al banco; incluso podríamos reducir el plazo de esta deuda tan importante si ya contamos con la mayor parte del valor de la casa. De allí la importancia de impartir educación financiera a los niños y jóvenes, de forma que sepan cómo manejar el dinero de forma inteligente cuando sean mayores y no vivan solo de deudas. Existen muchas formas de hacerlo, y en un siguiente post nos enfocaremos en mostrarte cuáles son.

¿Cómo evito el sobreendeudamiento?

Se define como sobreendeudamiento el punto en el que una persona ha superado su capacidad de endeudamiento, adquiriendo compromisos que probablemente no podrá cumplir y arriesgándose a quedar moroso con alguna de estas obligaciones dinerarias.

Una de las razones por las que algunas personas caen en el sobreendeudamiento es por no conocer su capacidad de pago, y sobreestimar las obligaciones que están adquiriendo. Si bien es cierto que el banco no nos prestará más dinero del límite de nuestra capacidad, es posible endeudarnos de otras formas y superar este límite. Es crucial evitar este estado si queremos tener unas finanzas sanas, y he aquí algunos tips que te ayudarán:

Calcula siempre tu capacidad de endeudamiento antes de adquirir cualquier compromiso nuevo.
Ya sea en el banco o en cualquier otra entidad o establecimiento.
Evita tener varias tarjetas de crédito.
En especial si eres consciente de que ejerces poco control al usarlas. Muchas personas ven las tarjetas de crédito como una extensión de su sueldo, cuando en realidad es todo lo contrario. Ten solo una o dos tarjetas y trata de usarlas solo cuando sepas que podrás pagar el total, o por lo menos la mayor parte, antes de la fecha de corte.
Lleva un control de tus ingresos y egresos haciendo un presupuesto mensual.
Te sorprenderá la cantidad de dinero que gastas en cosas que tal vez no utilizas o que son fácilmente reemplazables por opciones más baratas.
Ahorra dinero y recursos.
Tu factura de agua, gas, electricidad, telefonía son gastos mensuales fijos que debes asumir. Pero puedes reducirlos siendo consciente al usar el agua y la electricidad, incluso reduciendo tu tarifa telefónica si observas que muchos de tus minutos o datos móviles se malgastan.
Ten siempre un fondo de emergencia, aparte de tus ahorros planificados.
Esto te permitirá afrontar gastos imprevistos con tu propio dinero en lugar de endeudarte más.
No comprometas tus ingresos futuros en demasía.
Recuerda que las circunstancias pueden variar de un momento a otro, y puede que el siguiente mes no tengas los mimos ingresos que este. Siempre deja un margen considerable de dinero que sirva para compensar las deficiencias en tus ganancias.
Incrementa tus ingresos invirtiendo en instrumentos financieros o en fondos de inversión rentables,
prestando tus servicios, distribuyendo mercancía o comprando un inmueble para alquiler. De esta forma tus finanzas se verán mucho más aliviadas ante las deudas.

Para concluir, y con respecto a este último punto, te recomendamos que los ingresos que generes de forma adicional no los comprometas en la ecuación de tu capacidad de endeudamiento. Esto es porque, al ser variables, no siempre podrás disponer de la misma cantidad. Es preferible que evalúes esta capacidad en función solo de tus ingresos fijos.


¿Qué significa un historial crediticio y cómo mantenerlo positivo?

“Sujeto a evaluación crediticia”. ¿Te suena familiar esta frase? Es posible que la hayas visto al buscar información de productos bancarios como préstamos personales, tarjetas de crédito, hipotecas...

5 consejos para salir de ASNEF

Estar en el fichero ASNEF no es una noticia alentadora, ya que reduce drásticamente las oportunidades de financiación del cliente. Puedes estar en ASNEF porque tu situación financiera cambió y no p...

Tipos de impuestos en España

Los impuestos son tributos a los que están obligados los ciudadanos de un país sin necesidad de que exista una contraprestación directa al mismo. Es decir, no es necesario que...

Cómo protegerse del Phishing

Las estafas por internet son algo muy común en la actualidad, y así como te pueden robar dinero directamente, también te pueden robar información. Los delincuentes cibernéticos utilizan diversos mé...

¿Qué es la inflación y cómo protegerte de ella?

La inflación es uno de los grandes enemigos tanto de nuestra economía personal como de la economía de cualquier país. Este fenómeno se devora tus ahorros, ya que le quita valor adquisitivo a tu din...

¡Hola! préstamo

★ ★ ★ ★ ★
100 %
¡Hola! préstamo
Importe de préstamo:
50 – 2000 €
Plazo de devolución:
1 dias – 30 dias
T.A.E.:
3723.4 %

Vivus

★ ★ ★ ★ ★
100 %
El primer préstamo gratuito: 300 € / 30 days
Vivus
Importe de préstamo:
50 – 1400 €
Plazo de devolución:
7 dias – 30 dias
T.A.E.:
2830 %

Moneyman

★ ★ ★ ★
90 %
El primer préstamo gratuito: 300 € / 30 days
Moneyman
Importe de préstamo:
100 – 1500 €
Plazo de devolución:
5 dias – 4 meses
T.A.E.:
3112.64 %