Al contratar una hipoteca, préstamo personal o línea de crédito, existen diferentes costos asociados además de la tasa de interés nominal (TIN), y entre ellos se encuentran los seguros de los préstamos. Estas pólizas tienen determinados objetivos y cada tipo de financiación puede incluir uno o más seguros. Pero, ¿es obligatorio contratar un seguro para acceder a un préstamo? ¿Qué seguros puedo elegir? A continuación, te mostramos todo lo que debes saber sobre los seguros de los préstamos.

Seguro de protección de pagos

Comencemos por el seguro más común en cualquier préstamo personal, hipoteca o tarjeta, el seguro de protección de pagos. Para entrar en contexto: cuando un banco o entidad financiera te presta dinero, está asumiendo un determinado nivel de riesgo crediticio, que se evalúa de acuerdo a tu perfil de cliente.

Ahora bien, una de las formas de protegerse contra dicho riesgo es asegurar la deuda con una póliza que garantice la cobertura de la obligación en caso de que el cliente quede desempleado o incapacitado y no pueda pagar, o su situación económica empeore por otras circunstancias, en caso de que el o los bienes adquiridos sufran daños o robo, o en caso de fallecimiento del titular de la deuda. Sin embargo, contratar este seguro no es obligatorio para obtener un préstamo o hipoteca. Aunque el banco podría reservarse el derecho a aprobar tu solicitud por no tener un aval de pago, por lo que es interesante que evalúes esta opción, además de que protegería a tu familia de deudas en caso de que fallezcas o quedes incapacitado.

El seguro de amortización, como también se le conoce, suele ser decreciente, ya que disminuye a medida que la deuda se hace menor. En este caso, el beneficiario es directamente la entidad con la que tienes la deuda pendiente. Son de prima única, es decir, se debe abonar un único pago. El banco podría ofrecerte la posibilidad de hacer el pago fraccionado, pero esto te saldría más caro. Te en cuenta que si ya tienes un seguro particular que pueda cubrir estos supuestos, no será obligatorio que contrates un seguro para tu préstamo. Además, no estás obligado a contratar este seguro en la misma entidad que emite el préstamo, puedes contratarlo de forma externa si este te beneficia más. Este último dato es el que pocos bancos te aclaran.

Seguro de vida

Es otro de los seguros de contratación voluntaria que puedes usar para protegerte a ti y a tu familia a la hora de solicitar un préstamo o crédito. Esta póliza cubre tu deuda en caso de fallecimiento, de manera que los herederos no contraen dicha obligación. Contratar un seguro de vida es especialmente útil cuando se trata de una hipoteca, dado que es una deuda considerablemente alta y de largo plazo.

Cabe destacar que, en el caso de las hipotecas, la ley exige la contratación de un seguro de vida, pero no es obligatorio contratarlo en el mismo banco. Puedes escoger una aseguradora privada si consideras que sus condiciones son mejores. En el banco suelen ofrecerte diversos productos vinculados a tu hipoteca o tarjeta de crédito, y dan la ilusión de disminuir la tasa de interés del préstamo. Pero esto no siempre es así, ya que puede salirte incluso más caro que contratando el seguro de vida de tu hipoteca en otra entidad. De manera que no te dejes engañar, aunque la ley te exige un seguro de vida, es tu decisión con qué entidad contratarlo.

Diferencia entre un seguro de vida y uno de protección de pagos

Ahora bien, ¿qué diferencia hay entre el seguro de protección de pagos y un seguro de vida? Pues bien, en primero lugar, un seguro de vida te ofrece más coberturas que solo el pago de la deuda, especialmente en caso de fallecimiento. En segundo lugar, en el seguro de amortización no hay beneficiarios directos, sino que la cobertura va dirigida a saldar el resto de la deuda en caso de fallecimiento del deudor, mientras que en el seguro de vida se pueden designar beneficiarios directos. Es decir, con la protección de pagos, los familiares quedan libres de la deuda dela hipoteca, pero no les queda un beneficio o un remanente, mientras que en el seguro de vida sí puede dejar un beneficio adicional a los familiares para afrontar otros gastos aparte del pago de la hipoteca.

Por otra parte, dado que no estás obligado a contratar estos seguros en la misma entidad, es posible que puedas acceder a planes de descuento o condiciones preferenciales en caso de querer contratar ambos seguros y hacerlo en la misma compañía. Pero esto es una decisión personal.

Lo que el banco no te dice sobre el seguro de vida de tu hipoteca

Una de las cosas que pasan por debajo de la mesa cuando decides contratar el seguro de vida tu hipoteca en el mismo banco es a quién beneficia realmente dicha póliza. Pues bien, muchos bancos se nombran a sí mismos como beneficiarios de dicho seguro, a pesar de que es el tomador quien determina quiénes serán sus herederos legales.

Debes saber que no estás en la obligación de nombrar o aceptar a la entidad financiera como beneficiario de tu seguro de vida. Puedes establecer como beneficiaria a otra persona que se encargue de pagar la deuda con el pago del seguro y que se quede con el restante.

Seguro de vida para préstamos personales

Tal como ocurre con las hipotecas, las deudas contraídas por préstamos personales también pueden asegurarse con una póliza de vida. Y, de nuevo, esto es decisión del cliente, no debería ser una condicionante para recibir el préstamo.

La única diferencia en este caso viene dada por el plazo del seguro y la cuantía de la prima, que obviamente será más baja que en el caso de una hipoteca. En ambos casos, el objetivo es el mismo: proteger a la familia de obligaciones financieras en caso de que el titular del crédito quede incapacitado o fallezca.

Seguro multirriesgo o de hogar

Este seguro es obligatorio cuando contratas una hipoteca pero, de nuevo, no es obligatorio que lo contrates en el mismo banco, puedes escoger el agente asegurador que desees, siempre que el seguro cubra todo lo que prescribe la ley. La póliza de hogar es obligatoria porque la vivienda es la garantía del banco por lo que, en caso de daños, esta debe estar asegurada.

Las compañías aseguradoras suelen comercializarlos como seguros de prima anual renovable o de prima única. En caso de que elijas la modalidad renovable, ten en cuenta que el contrato suele incluir una cláusula en la que te comprometes a mantener el seguro vigente durante todo el plazo de la hipoteca. Es decir, si tu seguro venció y no lo renovaste pero aun estás pagando la hipoteca, el banco se reserva el derecho de contratar un seguro de hogar a tu nombre, con previa notificación de las características de dicha póliza.

Seguro de prima única financiada

También conocido como PUF, es otro de los seguros que componen la oferta actual de muchos bancos ante el aumento de los riesgos de impago, y como medidas de protección para el cliente y su familia. El seguro de prima única financiada suele estar vinculado a la hipoteca o préstamo personal como una garantía de pago ante invalidez o fallecimiento del cliente.

La diferencia entre este seguro y los de prima periódica, el costo total del seguro es el que se suma al importe de la operación, y está vigente durante toda la vida del préstamo. De igual forma, el cliente tiene derecho a desistir de este seguro, aunque, como ya menos mencionado, el banco igual solicitará algún otro tipo de póliza que pueda cubrir la deuda en caso de impago.

Conclusión

En resumen, los seguro asociados a los préstamos no son de obligatoria contratación, excepto en el caso de las hipotecas, donde la ley exige la contratación de un seguro de vida y uno de hogar, aunque no obliga a la contratación de estas pólizas en el mismo banco. Esto quiere decir que los productos vinculantes ofrecidos por los bancos no deberían ser una condicionante para no aprobar un crédito cuando el cliente cumple con todos los requisitos. Cada cliente puede escoger libremente la compañía de seguros en la que quiere radicar su póliza.

Como recomendación final, te recordamos la importancia de leer con detenimiento las cláusulas tanto de tu contrato de hipoteca, préstamo personal o tarjeta, como de las pólizas de seguro que contrates. Muchas veces existen beneficios para el cliente que no se mencionan de forma explícita por los agentes de las compañías de seguros o el banco, y es tu responsabilidad saber qué puedes obtener y cuáles son tus deberes.


10 situaciones en las que es útil pedir un préstamo online

Los préstamos online son una forma de financiamiento bastante utilizada actualmente, ya que brindan la facilidad de obtener dinero sin papeleos, sin filas y, a veces, incluso estando en ASNEF. Pero...

¿Ayuno financiero? En qué consiste la nueva técnica

Los gastos innecesarios suelen ocasionarnos un desequilibrio en nuestras finanzas personales al finalizar cada mes. Llevándonos a recurrir al uso de las tarjetas de crédito o préstamos personales p...

Préstamos online vs Préstamos bancarios

Los préstamos personales son una excelente forma de obtener financiación. Por lo general, exigen requisitos más accesibles que las hipotecas o los préstamos vehiculares. Además, este producto finan...

Préstamos para reformar un piso

Si has comprado un piso pero necesita algunos arreglos para que sea más atractivo y comercial, necesitas un préstamo para reforma de vivienda. Este tipo de financiación se puede obtener a través de...

¿Buscas un préstamo? Descubre cómo sacar provecho a los comparadores financieros

Si te encuentras en la búsqueda de préstamos personales, tienes que tener presente que la información es poder. Muchas veces en el aspecto económico no solemos estar tan informados, ni manejar tant...

¡Hola! préstamo

★ ★ ★ ★ ★
100 %
¡Hola! préstamo
Importe de préstamo:
50 – 2000 €
Plazo de devolución:
1 dias – 30 dias
T.A.E.:
3723.4 %

Vivus

★ ★ ★ ★ ★
100 %
El primer préstamo gratuito: 300 € / 30 days
Vivus
Importe de préstamo:
50 – 1400 €
Plazo de devolución:
7 dias – 30 dias
T.A.E.:
2830 %

Moneyman

★ ★ ★ ★
90 %
El primer préstamo gratuito: 300 € / 30 days
Moneyman
Importe de préstamo:
100 – 1500 €
Plazo de devolución:
5 dias – 4 meses
T.A.E.:
3112.64 %