Cuando se usan de forma consciente, las deudas pueden permitirnos alcanzar objetivos para los que necesitaríamos tener una gran cantidad de dinero, como por ejemplo comprar una vivienda. Sin embargo, si no sabemos controlar nuestras finanzas o comenzamos a usar de forma irresponsable algunos productos como los préstamos personales o las tarjetas de crédito, las deudas pueden convertirse en una guillotina para nuestro dinero.

Lo que es peor, podemos vernos envueltos en un círculo vicioso de pedir dinero prestado para pagar otras deudas. Ante esta situación, lo primero que te viene a la mente es cómo salir de las deudas y volver a tener unas finanzas saludables. Pues bien, este es el objetivo del siguiente post, darte una serie de recomendaciones para ayudarte a esclarecer el camino para salir de tus deudas.

Establece cuáles son tus deudas

Lo primero que debes hacer para comenzar el proceso de salir de tus deudas es conocer cuáles son y cuánto debes en cada una. Tal como un doctor necesita realizar exámenes al paciente antes de darle un diagnóstico, en el caso de tus deudas es necesario analizarlas para conocer en qué punto estás parado. Habrá deudas que requieren de atención prioritaria, que suelen ser aquellas que tienen un interés más alto o que tienen plazos más cortos. Otras deudas te sitúan en las listas de morosidad, por lo que es recomendable atacarlas antes. Todo dependerá del análisis de tu situación personal.

Establece tu estrategia de pago

Una vez que conozcas tu situación con las deudas, es momento de evaluar el mejor camino para salir de ellas. Existen distintas formas de atacar las deudas para disminuir y, eventualmente, eliminarlas, o por lo menos aquellas que representan un riesgo para tus finanzas personales. Y aunque al principio parece abrumador el pensar en liquidar todos tus compromisos financieros, puedes utilizar alguna de las siguientes estrategias:

Método bola de nieve

El concepto de “bola de nieve” se refiere a aquellas pequeñas cosas que llevan gradualmente a cosas más grandes. En ocasiones esto se puede aplicar a la adquisición de deudas, ya que una mala decisión financiera puede llevarte a otra y otra hasta verte colapsado en deudas. Sin embargo, lo contrario también se puede hacer, y puedes usar este método para salir de tus deudas. ¿En qué consiste? Te lo explicamos por pasos:

  1. Determina la cuantía de cada una de tus deudas y ordénalas de menor a mayor.
  2. Comienza pagando lo antes posible la más pequeña, sin descuidar aquellas que requieran de un pago mensual para evitar la morosidad.
  3. Si tu deuda más pequeña es de un préstamo, haz pagos adelantados. Si es de tu tarjeta de crédito, paga la mayor cantidad posible en el mes.
  4. Una vez que hayas pagado esa deuda, usa la cantidad de dinero que le dedicabas a la siguiente deuda, más lo que a esta le corresponda como tal. Por ejemplo, si a tu primera deuda le dedicabas 30€ y a la segunda 50€, una vez que hayas terminado de pagar la primera sigue asumiendo que necesitas estos 30€ y ahora súmalo al pago de la siguiente deuda. De manera que ya no abonarás solo 50€ sino 80€, lo que te permitirá pagarla mucho más rápido.
  5. En la medida en que vayas sumando el dinero de tus deudas anteriores al pago de la siguiente deuda, se irá creando una bola de nieve positiva y tus deudas terminarán en menos tiempo del esperado. Si la última escala es tu hipoteca, siendo esta una de las deudas más importantes que podemos adquirir, el usar el dinero de todos tus pagos anteriores puede ayudarte a reducir considerablemente el plazo restante, o bien hacer que tu deuda quede en una cuota muy por debajo de lo que era originalmente.

Este método requiere de una gran disciplina y control sobre tus finanzas, por lo que te recomendamos leer el siguiente post donde te mostramos cómo mejorar tus finanzas personales.

Método avalancha

El método de la bola de nieve es progresivo y permite acelerar el ritmo en el que se reducen tus deudas. Sin embargo, el método avalancha es más agresivo y consiste en pagar primero el préstamo con la tasa de interés más alta, siendo esta la que mayor carga genera en tus finanzas. Luego se prosigue por la siguiente en esta escala y así sucesivamente.

Claro está, no es como que puedas desligarte de otras deudas solo porque tengas una TAE menor, sino que debes inclinar tus esfuerzos a liquidar estas con mayor rapidez. Por ejemplo, imagina que tu crédito hipotecario es tu deuda con menor TAE, no por ello dejarás de pagarlo, ya que esta mensualidad debería formar parte de tus gastos fijos del mes. Nos referimos a aquellas deudas que puedes autogestionar, como las de tu tarjeta de crédito.

Ahora bien, la debilidad de este método es que, aunque te permite ahorrar un poco de dinero porque ataca primero las deudas con mayores intereses, el proceso para salir de ellas puede ser más lento que con el método bola de nieve. Por lo que si quieres ver resultados rápidos, te recomendamos usar el método progresivo, pero si lo que quieres es ahorrarte dinero, puedes usar la avalancha. Cabe destacar que para que estas estrategias funcionen debes comprometerte a no endeudarte mientras pagas. De nada sirve que estés esforzándote por pagar tus deudas y aún sigas alimentándolas.

No pagues el mínimo en tu tarjeta de crédito

Una de las deudas más comunes a la que nos enfrentamos es la de las tarjetas de crédito. Muchas personas usan esta herramienta como una extensión de su sueldo, sin tomar en cuenta la repercusión que los intereses tienen en el aumento de la deuda. El banco siempre te ofrece las mismas opciones de pago, total, aplazado por porcentaje, aplazado por monto o el mínimo. ¡No pagues el mínimo!

Pagar el monto mínimo de tu tarjeta no te ayudará en nada a salir de la deuda, al contrario hará que crezca más. El pago mínimo es prácticamente todo intereses y casi nada de abono de capital. Es decir, solo le estás dando dinero al banco, pero tu deuda sigue igual, y además habrá sufrido otro cargo de intereses más para el siguiente mes. Es un bucle que nunca tiene fin. Es por ello que al pagar tus tarjetas de crédito lo mejor es liquidar la mayor cantidad cada mes antes de la fecha de corte. Si puedes pagar todos tus consumos será mucho mejor, ya que te le escapas a los intereses.

Genera ingresos adicionales para pagar tus deudas

Otra forma de pagar con mayor rapidez tus deudas es generando nuevos ingresos y usar este dinero para pagar tus compromisos:

  • Vende algo que ya no uses y que esté en óptimas condiciones.
  • Ahorra dinero eliminando suscripciones que no usas y emplea este dinero para abonarlo a tus deudas.
  • Genera ingresos pasivos invirtiendo en plataformas de compra de acciones, crowlending, vendiendo un curso online, creando contenido multimedia.
  • Utiliza las redes sociales para comercializar artículos a los que tengas fácil acceso y ofrece facilidades de envío a los clientes.

Existen formas y formas de generar ingresos extras que te pueden ayudar a salir de tus deudas más rápidamente.

No repitas los mismos errores

Una vez analizadas estas técnicas para salir de tus deudas, lo más importante es evitar seguir en los mismos hábitos financieros que nos llevaron al punto de estar ahogados.

    Mientras estés en proceso de pagar tus deudas, sea cual sea la estrategia de pago que hayas elegido, evita a toda costa seguir endeudándote. Esto implica nada de tarjetas de crédito ni pedir dinero de familiares o amigos.

    Evita pedir préstamos online. También conocidos como préstamos rápidos, estos productos se caracterizan por ofrecer liquidez inmediata, pero esto tiene un costo que, naturalmente, es bastante alto debido al riesgo que asumen estas empresas financieras. Tampoco pidas un préstamo para pagar otro, hazlo con tus propios medios.

    Limita tus gastos de la tarjeta de crédito a aquello para lo cual dispongas de fondos positivos en tu cuenta bancaria. De esta forma podrás pagar tus consumos antes de la fecha de facturación, no pagar intereses y aun así haber disfrutado de beneficios como acumulación de puntos, descuentos, promociones y más.

    Sé sincero contigo mismo. Si consideras que eres un comprador compulsivo o que no puedes evitar usar tus tarjetas de crédito hasta el límite, lo mejor es que elimines tus tarjetas y solo te quedes con una para casos de emergencia o para usarla como mencionamos en el punto anterior.

    Ahorra antes de pedir prestado. Una de las claves para tener unas finanzas sanas es tener un fondo de ahorros, ya sea que tengan un objetivo concreto o que simplemente constituyan un fondo de emergencias. Esto es mejor que esperar a necesitar dinero y salir corriendo a pedirlo prestado.

Salir de las deudas es solo el primer paso para restablecer tu salud financiera. Es importante que crees hábitos conscientes de ahorro e inversión que te permitan generar valor a tus ingresos y no que sean consumidos por las deudas.


Aprende a gestionar tus finanzas personales

El dinero es parte de nuestra vida diaria, y saber administrarlo correctamente puede hacer la diferencian entre una situación económica favorable y una que no lo es. Muchas personas le dan poca imp...

¿Qué es el crowdlending?

Últimamente, se han hecho muy populares nuevos métodos de inversiones fuera del clásico modelo de la banca tradicional. Uno de ellos, ha sido el Crowdfunding del cual han surgido otras iniciativas...

10 consejos para ahorrar mientras viajas

Viajar es uno de los placeres de la vida. Cuando viajas descubres lugares sorprendentes, paisajes hermosos, personas interesantes, sabores únicos. Y para que tu viaje sea un éxito es...

Cómo usar un comparador para elegir los mejores préstamos

Los comparadores de préstamos personales son una herramienta eficaz a la hora de buscar las mejores opciones de financiación para tu proyecto. Te facilitan el trabajo de buscar en cad...

7 consejos para que aprendas a gestionar tus finanzas personales

Mantener un balance positivo de nuestras finanzas a fin de mes, resulta más complicado para algunas personas que para otras. El problema esta en la educación financiera que poseas. Una persona que...

¡Hola! préstamo

★ ★ ★ ★ ★
100 %
¡Hola! préstamo
Importe de préstamo:
50 – 2000 €
Plazo de devolución:
1 dias – 30 dias
T.A.E.:
3723.4 %

Vivus

★ ★ ★ ★ ★
100 %
El primer préstamo gratuito: 300 € / 30 days
Vivus
Importe de préstamo:
50 – 1400 €
Plazo de devolución:
7 dias – 30 dias
T.A.E.:
2830 %

Moneyman

★ ★ ★ ★
90 %
El primer préstamo gratuito: 300 € / 30 days
Moneyman
Importe de préstamo:
100 – 1500 €
Plazo de devolución:
5 dias – 4 meses
T.A.E.:
3112.64 %