Mantener un balance positivo de nuestras finanzas a fin de mes, resulta más complicado para algunas personas que para otras. El problema esta en la educación financiera que poseas. Una persona que tenga conocimientos básicos en finanzas personales le será mucho más sencillo adoptar buenas practicas y evitar los errores comunes. Si consideras que estás en el grupo de los que necesita orientación para aprender a manejar sus cuentas, no te preocupes, ¡No necesitas clases magistrales para ello!

Basta con aprender a administrarte y seguir algunos consejos sobre educación financiera. A continuación, aprenderás de manera sencilla cómo funciona el dinero, qué herramientas necesitas manejar o qué hábitos debes empezar a implementar en tu día a día para alcanzar tus metas.

¿Por qué aprender a gestionar tus finanzas personales?

Las finanzas personales están presentes cada día de nuestras vidas. Cualquier transacción que involucre dinero, forma parte de tus finanzas personales. Ya sea que recibas tu nómina, un préstamo, que pagues tus cuentas, que decidas comprar ropa o comida. Todo, absolutamente todo tiene relación e influencia positiva o negativamente tus finanzas. Sin embargo, muchas veces hacemos cada una de estas acciones sin conocimientos y sin manejar una verdadera planificación de nuestras finanzas. Aspecto que podría perjudicarnos a la larga.

Administrar apropiadamente tus transacciones financieras evitará que sufras algún desequilibrio económico, o peor aún, un endeudamiento o quiebra. El hecho de simplemente no poder alcanzar tus metas por falta de dinero también podría ser bastante desalentador. Por este motivo, resulta tan importante aprender a gestionar tus finanzas personales el día de hoy.

7 consejos para que aprendas a gestionar tus finanzas personales

Si quieres empezar a educarte financieramente, primero deberás preguntarte por qué quieres hacerlo. De esta manera, podrás comenzar a visualizar cuáles son tus objetivos y cuáles son los mejores métodos para materializarlos. No obstante, quizás no estés muy seguro sobre cómo empezar a actuar. Por esto, nosotros te hemos traído 7 consejos elementales para que aprendas a gestionar tus finanzas personales.

1. Haz una planificación de tus gastos

Si lo que buscas es rendir más tu dinero, es necesario que sepas cuánto dinero gastas en relación al que ganas. Para lograrlo es importante realizar una planificación de tus gastos o un presupuesto mensual. Te aconsejamos hagas este cálculo basándote en un plazo de 30 días. Bien podrías utilizar algún cuaderno de notas, una hoja de cálculo o alguna aplicación móvil diseñada para manejar tus cuentas personales.

2. Define tus ingresos y egresos

Para ejecutar un presupuesto de la manera correcta, debes anotar cada uno de tus ingresos y egresos. Entre más específico seas, tendrás una mejor visión sobre cómo modificar tus costumbres de consumo. Por eso, recomendamos clasificarlos de la siguiente manera:

Ingresos

Ingresos fijos
Son aquellos que recibimos de manera periódica, como un salario o una pensión. También pueden incluirse entradas de dinero provenientes de la renta de algún inmueble. Poseen un importe invariable y generalmente se perciben en un plazo de tiempo establecido.
Ingresos variables
Son entradas de dinero que recibimos ocasionalmente, de manera prevista o imprevista. Bien sea, recompensas por trabajar horas extras, bonificaciones por tu desempeño, por algún trabajo independiente o herencia. Debes prestar mucha atención al monto total que generen estos ingresos para realizar una buena distribución del dinero para así cubrir tus gastos.

Gastos

Gastos fijos
Son aquellas salidas de dinero o pagos que debes realizar de manera obligatoria durante cada período establecido en tu presupuesto. Hacen referencia al alquiler, a los gastos educativos, los impuestos, pagos de seguros, manutención, servicios públicos y cualquier otro producto o servicio que sea insustituible.
Gastos variables
Corresponden a los gastos de dinero que se presentan de manera imprevista durante nuestro plazo de presupuesto establecido. Pudiendo ser una reunión familiar, una complicación de salud, ocio, compras adicionales, etc. Aquí también podríamos incluir los gastos de comida, que podría variar dependiendo de si queremos recortar gastos.

3. Guíate de la regla 50/30/20

Si no sabes cómo gestionar tus finanzas personales porque sientes que tus ingresos no son lo suficientemente altos, guíate de la regla 50/30/20. Un método de ahorro creado por Elizabeth Warren una profesora de la Universidad de Harvard, especialista en insolvencias. La norma consiste en dividir los gastos de tu presupuesto mensual de manera automática cada inicio de mes, de la siguiente manera; La mitad (50%) de tus ingresos estarán destinados para cubrir tus gastos obligatorios, también conocidos como necesidades. Aquí se incluirán consumos provenientes de: alquiler, cuotas de créditos, hipotecas y seguros.

El 30% de tus entradas de dinero suplirán los gastos variables, incluyendo las compras de supermercado, prendas de ropa, salidas a comer, entre otros ocios. Finalmente, 20% de tus ingresos totales deberás dirigirlos a algún fondo de ahorro. Sin embargo, también podrías reinvertirlos en alguna actividad que te genere más ingresos o podrías utilizarlos para pagar una deuda.

4. Crea un fondo de emergencia

Ninguno de nosotros está exento a sufrir un imprevisto. Por este motivo, resulta indispensable poseer un plan de emergencia para cuando las cosas se tornen difíciles. Debes procurar cuidar tu patrimonio ante cualquier eventualidad. Sea una emergencia de salud, algún desastre natural, el fallecimiento de algún familiar directo o bien sea que estés desempleado. De lo contrario, podrías verte obligado a vender objetos de alto valor; como un vehículo, un televisor, algún electrodoméstico, por mencionar algunos.

O peor, podrías verte en la necesidad de solicitar préstamos online sin poseer verdadera certeza de que después podrás regresar este dinero más sus intereses. Hecho que podría desequilibrar tus finanzas enormemente. No obstante, creando un fondo de emergencia lograrás evitarte estos malos ratos y seguir cubriendo tus gastos fijos de manera puntual. Para hacerlo, deberás destinar un porcentaje de tus ingresos recurrentes de manera obligatoria para ahorrar, como te enseñamos en el punto anterior. Pudiendo conformar un 20% o 10% de tus ingresos totales, hasta ahorrar lo equivalente a tres o seis meses de salario. Recomendamos separar estos fondos de cualquier posible ahorro para reinversión. Pues, debe tratarse de una base monetaria que pueda estar disponible de manera inmediata.

5. Invierte al menos 10% de tus ahorros

Una vez hayas establecido tu presupuesto mensual (incluyendo gastos e ingresos) y hayas conseguido crear tu colchón financiero para casos de emergencia. Será hora de empezar a invertir al menos un 10% de tus ahorros en actividades extras que te permitan multiplicar tu dinero. Actualmente, existen diferentes opciones para invertir tu dinero; como fondos de ahorros, fondos de inversión, cuentas de ahorro a largo plazo, inversiones en activos, etc. Investiga una opción con bajo riesgo donde puedas hacer crecer tu dinero.

6. Adquiere préstamos solo para generar más patrimonio

Si posees una visión de algún negocio que tú mismo podrías emprender a futuro, considerar los préstamos personales en este caso no es una mala idea. Nos gusta creer en los beneficios que aportan los créditos, siempre que se utilicen de manera responsable para crear más ingresos o patrimonio. No utilices un préstamo para pagarte esas vacaciones tan extravagantes, ni para pagar caprichos, porque probablemente generes un endeudamiento mucho mayor.

Utilízalo para pagar un vehículo que necesites, un nuevo departamento o en mercancía que necesites para comenzar tu emprendimiento. Siempre que las cuotas de tu préstamo no excedan ese 20% o 30% que está destinado para cubrir tus gastos variables. De esa manera, tendrás la seguridad de que podrás cancelar al día las cuotas establecidas, sin generar otros intereses por demora. Recuerda que solicitar un préstamo es una responsabilidad que debes tomarte muy seriamente porque afectará tu planificación financiera y probablemente te hará recortar otros gastos.

7. Sigue educándote financieramente

La educación financiera no termina aquí. Necesitas acostumbrarte a la idea de leer más sobre métodos eficaces para manejar tus finanzas y actividades que te ayuden a generar más ingresos a través del tiempo. No olvides que para crear un patrimonio sólido se necesita de bastante constancia y disciplina. Muchas de las personas que hoy poseen libertad financiera han tenido que invertir años en su educación, además de diferentes proyectos para obtener sus resultados.

El dinero no se reproduce de la noche a la mañana. Pero, sí que podrías aprender cómo funciona este para que se convierta en tu aliado. Existen algunos libros que podrían ayudarte, como El Código del Dinero de Raimon Samsó o Padre Rico, Padre Pobre de Robert T. Kiyosaki. Trata de educarte continuamente para saber identificar cuáles son las decisiones más rentables en cada determinado lapso de tiempo y que te ayudarán a crecer financieramente.


Evita el sobreendeudamiento: 7 consejos que te ayudarán

En la actualidad los préstamos personales están al alcance de cualquier persona. Existen cientos de ofertas tentadoras donde puedes conseguir dinero urgente en pocos minutos. Indiscutiblemente, est...

¿Cómo saber si estoy en ASNEF y cómo salir de la lista ASNEF?

ASNEF es la lista negra donde nadie le gustaría entrar. Si estás inscrito en ella implica que al pedir cualquier financiamiento la solicitud será denegada o en los casos de qué te aprueben algún pr...

¡Hola! préstamo

★ ★ ★ ★
90 %
¡Hola! préstamo
Importe de préstamo:
50 – 500 €
Plazo de devolución:
1 dias – 30 dias
T.A.E.:
3723.4 %

CashEddy

★ ★ ★ ★
90 %
CashEddy
Importe de préstamo:
100 – 1500 €
Plazo de devolución:
90 dias – 120 dias
T.A.E.:
1009.48 %

Moneyman

★ ★ ★ ★
90 %
El primer préstamo gratuito: 300 € / 30 days
Moneyman
Importe de préstamo:
100 – 1500 €
Plazo de devolución:
5 dias – 4 meses
T.A.E.:
3112.64 %